Agility: un verdadero deporte con perro

El agility permite que los perros y sus dueños se pongan en forma juntos y refuercen el vínculo que hay entre los dos.

 

A finales de los 70 , mientras en España triunfaba Rafaella Carrá con su canción "Fiesta", en Reino Unido surgía el movimiento Punk de la mano de los Sex Pistols y el agility de la mano de John Varley.

John Varley era un miembro del comité organizador de la Crufts, una exposición canina que se lleva celebrando desde 1891 y que  hoy es considerada la mayor y más importante del mundo.  A él le encomendaron la tarea de buscar la manera de amenizar los recesos que había entre las diferentes pruebas y exhibiciones de la exposición. Aficionado a la hípica, se le ocurrió realizar una competición similar pero con perros en lugar de caballos. Junto con Peter Meanwell, un reputado adiestrador canino con experiencia en competiciones como juez de pruebas trabajo, establecerían las bases de lo que hoy conocemos como agility.

Con los años, este deporte se ha extendido a muchos países del mundo y existen muchas organizaciones que lo promueven y llevan a cabo competiciones.

En 1985 el C.E.A.C. (Club Español para el Adiestramiento Canino) publicaba el artículo  “Un verdadero deporte con perro”. Así se presenta el agility en España.

El agility es un deporte en parejas, no se me ocurre una pareja más perfecta y compenetrada que un perro y su dueño, ni una manera mejor de pasar el tiempo que junto a mi perrita. Estas parejas, compuestas por el guía y el perro, compiten contra el reloj. El guía conduce a su perro a través de una serie de obstáculos como saltos, túneles, rampas, puentes y slalom entre otros...

Hay un juez que se encarga de diseñar el recorrido adecuándolo al nivel de los participantes y, a su vez, evalúa las faltas que puedan cometer.

La finalidad del recorrido es hacer que el perro pase el conjunto de los obstáculos, en el orden indicado, sin fallos, y dentro del límite de tiempo establecido por el juez.

Antes de empezar hay que tener en cuenta ciertas cosas. Si tu perro es cachorro, piensa que cuando están en período de crecimiento no deben saltar, pues sus articulaciones y músculos no están desarrollados del todo y podrían resentirse. Sin embargo, pueden comenzar a entrenar en otras de las actividades.

Y tirando de refranero español, se dice que para aprender a correr hay que aprender a andar. En el caso de nuestros peludos, no tendrán que aprender a correr pero sí tendrán que practicar el agility de manera progresiva.

En tu caso, no te vengas muy arriba con la compra de utensilios, no sea que les pase lo que a la bici estática, que acabó convertida en fantástico perchero. Puedes comenzar por entrenar de un modo más "casero".

Puedes improvisar obstáculos con elementos que tengas en casa, algo tan sencillo como dos sillas y un palo te servirán para que practiquéis los saltos.

Y siempre puedes unirte a un club de agility, hay un montón. Los dos haréis nuevos amigos y lo mejor de estos clubes es que, lejos de ser sitios snob, cualquiera puede pertenecer a ellos. Groucho Marx decía que  nunca pertenecería a un club que le admitiera como socio. Por lo que a mi respecta, nunca pertenecería a uno en el que no dejaran entrar a los perros.

Todos los perros son aptos para el agility, porque todos ellos tienen capacidad para aprender y gozar del tiempo que le dedique su dueño. La clave está en tener cierta paciencia y disfrutar de la complicidad que existe entre tu perro y tú. En la vida diaria eres su mejor amigo, en el agility eres también su guía.

Es importante que vayas cambiando los recorridos y el grado de dificultad a medida que él aprenda y mejore, si no quieres que te acabe haciendo el feo de dejarte con el chándal puesto y marcharse a perseguir mariposas. Es importante que lo estimules.

Una vez que empecéis a practicarlo, verás que el agility está lleno de beneficios para ambos. Es más complejo que sólo correr, requiere una atención por tu parte y un saber mandar. Es un excelente ejercicio y refuerza muchísimo el vínculo entre tu perro y tú. Además, uno de los dos aprenderá a pensar más y mejor, y a realizar muchas tareas. Y no me refiero a ti.

Y lo que es más importante: ¡lo que vas a presumir con todo lo que sabe hacer tu perro! Ya estoy viendo esa foto de perfil de facebook de los dos conquistando lo más alto del podium.

 
 

Todo para tu mascota

  • PetsLoverIn S.L.
  • Copyright 2018