Excursión al Alto de la Najarra

El pico de La Najarra es la última altura de la conocida Cuerda Larga, y que se prolonga por la Sierra de la Morcuera hasta el Mondalindo y demás alturas de Canencia de la Sierra.

 

Su cima se encuentra a 2.123 m, el que arranque de un puerto tan elevado como La Morcuera, minimiza el desnivel a salvar, convirtiéndole en uno de los más asequibles y menos esforzados entre los de su clase e ideal para ir con tu con tu perro

Desde Madrid, por la carretera de Colmenar Viejo, (M-607,) Soto del Real (M-609) a Miraflores de la Sierra y por la M-611 A 9,5 KM se encuentra el parking del Puerto de La Morcuera. Es aquí donde iniciamos la excursión al Alto de la Najarra, a través del camino que sale justo desde el Parking a mano izquierda.

Seguimos las indicaciones de los hitos y señales pintada en blanco y verde, que nos conduce al Alto de La Najarra.

El camino es una subida poco empinada y sin ninguna dificultad, únicamente en algunos tramos nos encontramos con algún pedregal fácil de sortear.

A mitad de camino llegamos al primer risco, donde podemos aprovechar para descansar unos minutos y observar el espectáculo de las cabras salvajes 

Siguiendo el camino llegamos finalmente al Alto de la Najarra, nos encontramos con una preciosa pradera con unas vistas realmente espectaculares de la Sierra de Guadarrama que se extiende desde la Maliciosa hasta los montes de Canencia.

A la izquierda podemos ver el embalse de Santillana,  La Pedriza (Yelmo, collado de la Dehesilla, collado de la ventana, el cocodrilo, la zona del collado del mirandero, las torres)

Al frente podemos ver El Peñalara y la cresta de claveles.

Después de disfrutar de las maravillas vistas, hacer fotos, video y coger fuerzas, seguimos el camino  de cuerda larga. Aproximadamente a 500 m nos encontramos con un refugio, desde el cual es obligado pararse a admirar el paisaje.

Desde aquí emprendemos el regreso al Puerto de la Morcuera donde dejamos el coche.

El descenso lo hacemos por el camino PR10, señalizado en blanco y verde.

Antes de llegar al destino nos encontramos con las minas de hielo que nos recuerda que  “Miraflores”, fue uno de los grandes centros neveros,  hasta que en 1.788 se  abrió por orden de Carlos III la moderna carretera al Puerto de Navacerrada. Esta hizo del Ventisquero de la Condesa y sus hermanos en los alrededores de Guarramillas, los más idóneos para seguir con el oficio, que se desplazó entonces a Cercedilla como foco principal.

 
 

Todo para tu mascota

  • PetsLoverIn S.L.
  • Copyright 2018