Perro salchicha: "Mejor llámame Dashshund o Teckel"

El perro salchicha destaca no sólo por su peculiar forma sino también por ser un animal inteligente, dócil y protector.

 

Cualquier persona que de niño haya sufrido los motes de sus amigos por su aspecto físico pensará que un perro al que todos llaman salchicha por su forma alargada y por tener las patitas muy cortas en relación a su cuerpo, tendrá un carácter acomplejado y tímido ante los demás perros. Sin embargo, le sorprenderá lo descarado, extrovertido y valiente que llega a ser un Dashshund o Teckel, que son sus nombres oficiales, ante cualquier perro, sea del tamaño que sea. No es que busque pelea, es simplemente muy juguetón y no se corta ante nada.

Como ocurre con muchas otras razas en las que el hombre ha querido inmiscuirse jugando a ser un dios creador todopoderoso, los dashshund son fruto de una mutación genética conocida como bassetismo, que es la que le otorga su peculiar forma de salchicha o longaniza. Desde su origen, las monarquías europeas se entusiasmaron con esta raza. Y claro, tanto va el cántaro a la fuente que podemos deducir que este fanatismo de la realeza lo acabó convirtiendo en un perro utilizado para la actividad favorita de reyes y nobles: la caza. De hecho, también se le conoce con el nombre de tejón, porque se usaba para que invadiera madrigueras de conejos, tejones o zorros.

Pero esto no son más que sus inicios. Este maravilloso perro de no más de 22 cm. de altura, de pelo corto, largo o duro, con orejas largas y encantadoramente caídas, y de cabeza y cola alargadas, es un perro muy inteligente y con mucha personalidad. Es especialmente activo cuando sale a la calle, todos querrán jugar con él. En casa, en cambio, es muy tranquilo, limpio, cariñoso y protector, sobre todo con los niños.

Vamos, el orgullo de cualquier familia. Además, es un perro fuerte y longevo, con una media de vida de 13-14 años. Un amigo para casi toda tu vida.

Es tan listo que resulta muy fácil de educar. Sólo hay que procurar que su gran personalidad no le permita sentirse líder de la manada con la familia. En cuanto le dejes claro que no lo es, será obediente y nada caprichoso. Eso sí, no podrás evitar que sea un fisgón, le gusta cotillear por todos los sitios. Ideal para encontrar esas cosas que hace tiempo que no ves.

Su forma alargada puede provocarle ciertos problemas en la espalda, como una hernia discal. Sólo hay que estar atentos a que no coja sobrepeso; que haga ejercicio pero evitando que suba y baje escaleras. Y cuando lo cojas en brazos, coloca una mano bajo su parte posterior y la otra bajo su barriga, te lo agradecerá.

Todos los perros son fieles pero la lealtad de un perro salchicha no tiene medida, como  lo demuestra esta preciosa historia: En una calle de una localidad de Florida, EEUU, fueron encontrados juntos una gata parapléjica de seis meses y un perro salchicha de dos años. El servicio de control de animales de la ciudad se hizo cargo de esta curiosa pareja y tuvieron que incumplir excepcionalmente la norma de separar a los animales porque les resultaba imposible alejar al perrito de la gata impedida, ya que el can se había convertido en su protector de por vida y no quería separarse de ella para cuidarla y mimarla. Les pusieron de nombre "Idgie" y "Ruth", en honor a las amigas inseparables de "Tomates verdes fritos".

Tal era la devoción que sentían el uno por el otro que tuvieron que ser adoptados por la misma familia. Ahora los dos viven juntos como auténticas estrellas en una casa situada en Hollywood.

Los perros salchicha, únicos por dentro y por fuera.

 
 

Todo para tu mascota

  • PetsLoverIn S.L.
  • Copyright 2018