Franky, el pilotillo de formula 1

La historia de Franky es un ejemplo de superación animal y humana.

 

Esta es la historia de Franky y de otros muchos perros que son especiales en muchos sentidos. También es la historia de Gema, su "mami", y de todos los que cuidan de perros como el suyo. A Franky le conocen en su barrio como el mafiosillo o el pilotillo de fórmula 1 porque siempre va en su carrito con ruedas a toda velocidad.

Franky sufre una parálisis en sus patas traseras por dos hernias discales que dañaron su columna para siempre, pero gracias a su familia, que decidiió luchar por él, lleva 6 años corriendo sobre su carrito disfrutando a tope de la vida.

Tenía 3 años y medio cuando un día que salió a pasear, Franky vio cómo de repente sus patitas traseras dejaron de responder. Tras muchas visitas a veterinarios y diagnósticos fallidos, le operaron pero no recuperó la movilidad. La información y el tiempo de reacción son muy importantes. Su familia supo después que de haber sido operado en las primeras 48 horas tras su parálisis, las probabilidades de éxito hubieran aumentado mucho.

Unas veces recuperan la movilidad y otras no pero cuando su parálisis es inevitable lo principal es entender que un perro no sufre su situación porque no es consciente de estas limitaciones. Le afecta más el sufrimiento que tengas tú, pero no es momento para pensar en ti sino en tu mejor amigo.

En una situación así, surgen muchas dudas. Qué tipo de vida le espera, esto no es vida para un perro... Hay quien se plantea el sacrificio pero la realidad es que un perro paralítico puede tener una buena calidad de vida y ser feliz. Eso está en tus manos, ¿estás dispuesto a luchar con él?

Tu perro te quiere desinteresadamente, no le importan tus circunstancias. Simplemente por encima de todo y sin dudas, te quiere. Ahora te toca demostrar a ti que ese sentimiento es recíproco y que tu apoyo es incondicional también.

Aunque la situación en cada perro es diferente, los cuidados básicos suelen ser los mismos. La mayor complicación puede venir a la hora de orinar. En muchos casos no podrá hacerlo solo y habrá que ayudarle. Puede parecer una tarea complicada pero, con un poco de práctica, cualquier persona puede dominar las técnicas para vaciar la vejiga de su mascota. Se trata de convertir estas nuevas pautas en una parte más de la rutina cotidiana. 

En casa deben ir con un pañal específico y hay que tener cuidado con que no se les irrite la piel. También necesitarán masajitos en las patas para la circulación, así evitaremos que se le atrofien. Nuestro Franky, que tiene fama de chico duro, cae rendido ante un buen masaje.

Franky está a punto de cumplir diez años y es todo un ejemplo de superación y una lección de vida. No hay día que no disfrute de mil placeres, incluido el de correr con sus rueditas. Y todo gracias a que su "mami" Gema decidió pensar en él antes que en ella. Lo que en un principio parece un sabrificio puedes convertirlo en una rutina agradable. Y en la rutina de Franky y Gema no faltan sonrisas ni amor del bueno.

 
 

Todo para tu mascota

  • PetsLoverIn S.L.
  • Copyright 2018