¿Qué tipo de seguros cubren a mi perro?

Nuestro perro no solo es nuestro mejor amigo sino que además es nuestra responsabilidad. Tanto si enferma como si provoca algún daño a terceros, nosotros seremos los responsables de correr con los gastos.

 

Es por ello que disponer de un seguro es en ocasiones además de necesario, obligatorio. Analizamos en este artículo qué seguros podemos y/o debemos contratar para tener a nuestro perro cubierto ante cualquier imprevisto.

Las estadísticas dicen que el promedio de visitas al veterinario para un perro normal es de dos veces al año. El seguro veterinario se amortiza en apenas una urgencia, por lo que cualquier dueño debería plantearse seriamente la adquisición de una póliza.

Muchas aseguradoras ofrecen Seguros médicos para mascotas, permitiéndonos elegir la opción de coberturas que consideremos más interesante. Estas pueden cubrir desde gastos veterinarios, intervenciones quirúrgicas, robo, extravío o muerte hasta estancias en residencias.

Existen dos tipos de seguros veterinarios. El primero es el denominado libre, en el que el usuario elige a su veterinario de confianza y la compañía le reembolsa las facturas. Esta modalidad puede costar entre 150 y 200 euros anuales. El segundo tipo es más barato pero más restrictivo ya que el usuario deberá acudir al veterinario que le corresponda de entre los concertados por la aseguradora.

Para cubrir las lesiones o daños que nuestro perro pueda causar en terceros tendremos que contratar un Seguro de Responsabilidad Civil. Si tenemos un perro de las razas catalogadas como potencialmente peligrosas (PPP), cruces de las mismas o ejemplares que compartan las mismas características que estas (tamaño, cuerpo, temperamento…) la contratación de este seguro será obligatoria.

En la Comunidad de Madrid y en País Vasco el Seguro de Responsabilidad Civil también es obligatorio para cualquier tipo de perro, independientemente de la raza o tamaño del mismo.

Por otra parte, algunos Seguros de hogar incluyen una cobertura de responsabilidad civil que cubre a todos los miembros de la familia, mascota incluida siempre que viva dentro de la vivienda. Aunque este seguro cubre los daños sobre terceros es evidente que se trata de una cobertura muy básica, no comparable con la que nos ofrece un seguro específico para el animal.

Hay que tener en cuenta que a ojos de las compañías aseguradoras los perros de caza no son considerados mascotas ni animales de compañía, por lo que nunca estarán incluidos en esta póliza. El Seguro de Responsabilidad Civil. Obligatorio para caza cubrirá los daños corporales y materiales causados a terceros en la utilización de perros dentro de los límites del terreno de caza. Estas pólizas, en general, no cubren al perro durante el tiempo que no esté cazando por lo que además del seguro de caza, necesitaríamos el de Responsabilidad Civil específico para perros si queremos tener a nuestro amigo cubierto los 365 días del año.

 

 
 

Todo para tu mascota

  • PetsLoverIn S.L.
  • Copyright 2018